Visitas veterinarias

La propiedad responsable de las mascotas comienza con visitas periódicas al veterinario. Dada su vida útil más corta que la humana, su perro o gato debería hacerse un chequeo al menos una o dos veces al año.